7 pasos para sobrellevar tus emociones

Esas emociones que nos desbordan, que nos hacen sentirnos en el suelo sin fuerzas para seguir adelante, y a los pocos días recuperamos la energía y ya sentimos volar que podemos con todo. Qué nos pasa? estamos locas? desequilibradas?
No, eres mujer. Y sí, aceptarlo es el primer paso, como siempre dicen, jejeje, somos cíclicas, tenemos idas y venidas, momentos que las emociones nos desbordan y otras en que nos las sacudimos del hombro con un simple gesto de la mano.
Aceptemos eso momentos, descansemos, y vamos a dejarnos llevar por las emociones de esos momentos nuestros, sentir todo lo que necesitemos sentir, darnos tiempo. Eso fertiliza el suelo de la creatividad y la inspiración, las riega. Cuando empecemos a crecer, las ideas empezarán a brotar de esa tierra regada con emoción.

1.- Aceptar, olvida la autocrítica y empezar a usar la lógica, no sirve, ahora no.
2.- Haz lo que te apetezca: estar sola, dar un paseo, leer, estar en casa tranquila, llorar a moco tendido, gritar, aquí el arte te va a ayudar a sacar todo eso, pinta, escribe, canta, baila, lo que necesites
3.- Olvídate de la lista de cosas pro hacer, si hay algo super mega imprescidible hazlo, pero lo que puede esperar que espere.
4.- Mímate, come bien, tomate un bañito relajante o un masaje.
5.- Pedir ayuda o ánimos, si necesitas que cuiden de tus nenes un ratito, si necesitas que tu amiga te diga esas palabras mágicas  (no queremos oír lo de siempre estas igual, o lo que tienes que hacer, así que cuidado con pedir ayuda a las parejas o a nuestra madre, jejeje)
6.- Reír, sí reír es una vínculo fabuloso para las emociones, igual que llorar, llorar no es la única salida, seguro que algún día te sentiste de pena y después de ver una peli cómica y echarte unas buenas risas te sentiste mucho mejor, pues dale a la risa, ríete de ti misma también.
7.- Date tiempo, el que necesites, cuanto antes te tomes en serio, aceptes ese momento, y lo atiendas, antes terminará.

y para que veáis que no estáis solas aquí unas muestras de mis últimas páginas del art journal, un conjunto de emociones, idas y venidas.